Select Page

En 2004, la presentación en sociedad de Facebook difícilmente permitía vislumbrar que, menos de una década y media después, aquella red social sería utilizada por centenares de millones de personas en todo el mundo. Las funciones de plataforma han ido actualizándose con el paso del tiempo pero algunas de las últimas novedades no han gustado a todos los usuarios. Por ejemplo, la función de reconocimiento facial, que permite identificar a un usuario a través de una fotografía subida por otra persona, es vista por muchos como excesiva. Si es tu caso, te mostramos cómo desactivarla.

La mayoría de usuarios de la red social han ido recibiendo mensajes de Facebook en los últimos meses en los que se les advertía de que la actualización de la función de reconocimiento facial podría aplicarse fotografías subidas desde otros perfiles. A renglón seguido, el mensaje indicaba que cualquier usuario podía deshabilitar esta función si consideraba que invadía su privacidad. Para hacerlo, basta con acudir a la opción ‘Configuración’, dentro del perfil de usuario. Cuando se abra la pestaña correspondiente, podemos hacer clic en ‘Reconocimiento facial’. Llegados a este punto, Facebook te preguntará si deseas ser reconocido en vídeos y fotografías.

La gran novedad respecto a otras funciones de Facebook es que esta aparece activada por defecto, de ahí el interés de muchos usuarios en buscar el botón de ‘OFF’. Ahora bien, solo aparece activada para aquellos usuarios que ya tuvieran habilitada en su configuración personal las sugerencias de etiquetas. Si esta opción está deshabilitada, también lo estará la de reconocimiento facial, o al menos así lo aseguran fuentes de la red social. Lo que ocurre es que, siempre según Facebook, la inmensa mayoría de usuarios sí que tienen activadas las sugerencias de etiquetas, aunque muchos lo desconozcan por completo. Esta función existe desde 2013.

Otro aspecto a tener en cuenta es que, en determinados países, la función de reconocimiento facial todavía no se está ofreciendo y, en algunos casos, posiblemente nunca llegue a estar disponible. Sería el caso de Canadá o de los veintiocho miembros de la Unión Europea, dos ámbitos geográficos en los que existen regulaciones bastante restrictivas al respecto. La lógica de la prohibición es que las empresas no pueden almacenar datos biométricos (como los rasgos faciales) sin autorización explícita de los usuarios. Sea como sea, ahora ya sabes cómo deshabilitar esa función. Salvo que te guste.