Select Page

Hace algunos años, la incorporación de sistemas de reconocimiento de voz a diferentes programas y funciones de los ordenadores y dispositivos móviles causó un auténtico furor entre los usuarios. La última extensión de Google Chrome, sin embargo, ha ido un paso más allá (o varios) al incorporar un sistema de reconocimiento facial. FacePause, nombre con el que ha sido bautizada la nueva ‘criatura’, ya ha dejado a algún usuario con la boca abierta. Y es que, este sistema es capaz de pausar la reproducción de un vídeo cuando aprecia que el espectador ha desviado la mirada.

Esta singular idea de Google, desarrollada por el investigador alemán Mattias Hemmingsson, ha inquietado e ilusionado casi a partes iguales. Algunos usuarios se han aterrado ante la simple posibilidad de que un programa pueda conectar y desconectar la cámara frontal del portátil para seguir tu mirada. Otras opiniones, más optimistas, destacan la mejora en la experiencia de navegación. Lo más sorprendente de todo es que el propio Hemmingsson ha reconocido que tiene la cámara de su portátil permanentemente tapada con una pegatina.

Pero, ¿cómo funciona exactamente el sistema de reconocimiento facial de Google? En primer lugar, la expresión resulta un tanto inapropiada, ya que FacePause todavía no es capaz de reconocer expresiones concretas en nuestro rostro. El sistema observa los movimientos que los usuarios hacen con la cabeza, siendo estas acciones las que precipitan una respuesta por parte del programa. Por consiguiente, la mirada todavía no sería suficiente para provocar una reacción en el navegador, aunque esta es la meta a la que los desarrolladores esperan llegar a no mucho tardar.

Para los más desconfiados, no os preocupéis antes de tiempo. FacePause no es una función que se active de manera automática, debe ser el usuario quien seleccione esta extensión en la Chrome Web Store y la descargue. Además, previamente a su puesta en marcha resulta preceptivo habilitar las ‘características experimentales’ del navegador Chrome, algo que solo puede hacerse en la configuración personal de cada usuario en la plataforma YouTube. Esta es, como decimos, la única aplicación que es compatible con FacePause en lo que se ha tomado como una prueba piloto para calibrar el potencial de la idea.

La gran ventaja de Google es que dispone de un amplio abanico de aplicaciones propias a las que podría extender las posibilidades de su sistema de reconocimiento facial. Precisamente, el gigante norteamericano no tiene previsto cobrar nada a los usuarios por esta aplicación. Por otro lado, Google no es la única gran compañía que se ha interesado por esta tecnología. El portal Ticketmaster, uno de los referentes en la venta de entradas por Internet, está desarrollando un sistema similar para validar la identidad de los compradores.

Familiarízate con esta y otras tecnologías rompedoras leyendo habitualmente nuestro blog.