Select Page

La integración tecnológica es una de las tendencias más notables de nuestros días. Por ello, sistemas aparentemente diferentes acaban complementándose para mayor satisfacción de los usuarios. La inteligencia artificial protagoniza cada vez más titulares, tanto con fines elogiosos como críticos. Esta tecnología podría combinarse en el futuro con otra función que ha cobrado una gran notoriedad gracias a las redes sociales, la del reconocimiento facial. De este modo, un robot podría ser capaz de discernir con gran precisión si se encuentra frente a un ser humano o una fotografía.

La empresa Ever AI, considerada una de las grandes referencias del mundo en cuanto al desarrollo de sistemas de inteligencia artificial, ha realizado notables progresos para pulir la función de reconocimiento facial de los robots. El logro más llamativo es la bautizada como “detección de vida”, un mecanismo capaz de confirmar la presencia de una persona a través de la cámara frontal de cualquier dispositivo móvil. Con esta mejora, los hackers lo tendrán bastante más difícil para acceder a contenidos o espacios restringidos con este tipo de controles. No en vano, algunos delincuentes habían sorteado los sistemas de seguridad con reconocimiento facial con imágenes u otros trucos.

Esta supuesta debilidad ha llevado a muchos usuarios a desconfiar de las posibilidades del reconocimiento facial como elemento fiable de seguridad. En Ever AI lo tienen muy claro: puede ser uno de los sistemas de protección más efectivos. Las contraseñas (numéricas, alfabéticas o una combinación de las dos anteriores) pueden ser hurtadas con relativa facilidad con los programas más avanzados. Obviamente, la mayor seguridad de acceso no es la única ventaja que invita a pensar en esta nueva tecnología como la más idónea para los usuarios. También podría mejorar de manera significativa la experiencia de los consumidores.

En los servicios más automatizados, caso de los locales de comida rápida o de las terminales de pago en las infraestructuras de transporte, los clientes pueden valorar la presencia de máquinas más sensibles. La empresa SoftBank Robotics, que suministra soluciones de inteligencia artificial para negocios hosteleros y establecimientos comerciales, ha recibido las últimas noticias con mucha expectación. Y no hablamos solamente de la atención al consumidor. En un evento celebrado en San Francisco, el sistema de reconocimiento facial permitió validar la identidad de los más de 600 asistentes invitados. Salta a la vista que esta última aplicación puede ser determinante en los controles de seguridad, máxime en un contexto de creciente preocupación por este asunto.

Las empresas, más allá de su área de actividad, están igualmente de enhorabuena. Algunas de las pruebas efectuadas con esta tecnología se realizaron, precisamente, en complejos de oficinas. Los robots se encargaron de comprobar la identidad de los empleados, así como de guardar un registro completo de las entradas y salidas (y de los horarios de las mismas). Por último, traemos a colación otra curiosa utilidad del reconocimiento facial. Con esta función incorporada en los coches, las compañías aseguradoras (y la policía) pueden confirmar la identidad del conductor en un accidente.

Avanza al mismo ritmo que las nuevas tecnologías visitando con regularidad esta página web.