Select Page

Durante un tiempo, parecía que el único impedimento que podían encontrar las empresas que apostaban por la digitalización eran las dificultades técnicas o logísticas. Actualmente, sin embargo, la gran sombra que se cierne sobre las compañías que quieren crecer en Internet es la ciberdelincuencia. Dadas sus características, uno de los sectores que más ha visto frenada su expansión en la red ha sido la banca, que se enfrenta al difícil reto de conjugar las dos grandes demandas de sus clientes: mayores facilidades para operar y mayor ciberseguridad.

Un estudio encargado por JP Morgan Chase, el mayor banco del mundo, ha constatado que el 45% de los profesionales y de las empresas tienen serias dudas sobre la seguridad de sus operaciones online. La opinión de este segmento tan importante del mercado es crucial para las entidades financieras, dado que estos usuarios son los que realizan más operaciones en línea y de mayor cuantía. De hecho, el 77% de los consultados afirma haber sufrido algún tipo de ciberataque, generalmente de escasa magnitud. La forma más usada para obtener fondos ilícitos es la estafa BEC, consistente en hacerse pasar por un alto directivo de la empresa y solicitar una transferencia urgente.

La banca se escuda advirtiendo de que la mayoría de ataques exitosos se han materializado gracias a la negligencia o la falta de atención de los empleados de las empresas, algo que, justo es reconocerlo, no admite discusión. En cualquier caso, las entidades no pueden evitar que su imagen se vea seriamente deteriorada cuando se publica un nuevo caso de ciberataque a través de sus servicios bancarios. Por ello, muchas de ellas están empezando a cambiar el enfoque de la ciberseguridad, pasando de ser un apartado más de su estrategia online a convertirse en una división más de su negocio.

También se está mejorando en lo que concierne a la preparación de los empleados de las entidades. Cabe destacar que un solo error de estos profesionales puede conllevar pérdidas millonarias, de ahí la necesidad de capacitarles para identificar las técnicas de los hackers y estar siempre alerta. Por último, la banca también tiene pendiente informar de manera más exhaustiva a sus clientes de los riesgos en materia de ciberseguridad. Hasta ahora, los bancos se centran más en captar clientes que en transmitirles nociones básicas para operar de manera segura.

Conoce los principales riesgos para tu ciberseguridad y aprende cómo evitarlos en nuestro blog.