Select Page

Relacionar California e incendios se ha convertido en una triste tónica veraniega en la última década. El aumento de las temperaturas y la mayor sequedad ambiental actúan como un cóctel explosivo que sume en las llamas al Estado más habitado de la Unión. 2018 no ha sido una excepción y el fuego ha vuelto a estar muy presente en los paisajes californianos. Dentro de la tragedia, podemos hablar, al menos, de un pequeño rayo de esperanza en la lucha contra los incendios que ha llegado de la mano de las nuevas tecnologías.

En la última oleada de incendios forestales en el Estado del Pacífico, los drones se han revelado como una poderosa arma para los servicios de emergencias. Mientras más de 4.000 bomberos operan sobre el terreno, desde los diferentes puntos de coordinación de los trabajos se han empleado drones con relativa frecuencia. Lógicamente, estos aparatos no tenían el cometido de rociar con agua las zonas incendiadas sino de aportar imágenes lo más precisas posible sobre la evolución del fuego o su alcance. De este modo, los drones evitan que los operarios de los servicios de emergencias arriesguen más si cabe su integridad física.

Los drones han sobrevolado el fuego para proporcionar información que no podía obtenerse de otro modo. Hay que tener en cuenta que, convencionalmente, esta tarea se realizaba con helicópteros, mucho más costosos y peligrosos. Y dado que los incendios del presente verano han sido especialmente virulentos y extensos, los bomberos se encontraban desbordados para atender todos los focos activos. Los drones han aliviado en parte esta situación y, con los primeros resultados en la mano, lo han hecho de manera muy eficaz.

Una de las claves del éxito de las exploraciones con drones ha sido la utilización de rayos infrarrojos para obtener imágenes muy completas y exactas, teniendo presente que las aeronaves han actuado sobre densas columnas de humo. Estas imágenes han permitido, entre otras cosas, que los servicios de emergencia acoten la zona incendiada y anticipen cuál será la evolución del fuego (el aspecto más sensible en cualquier incendio). Ha sido la primera ocasión en la que la Guardia Aérea de California se ha servido de esta tecnología para informar en tiempo real durante una emergencia. Sin duda, no será la última.

Para tomar conciencia del avance que ha supuesto la introducción de esta tecnología en este frente, basta señalar que, de acuerdo con los servicios de emergencias, los drones han completado en pocas horas trabajos que solían prolongarse durante varios días. En cualquier caso, las unidades empleadas hasta la fecha han sido pocas, dado que se requiere un diseño específico para este tipo de trabajos. Con los resultados obtenidos, la flota no tardará en ampliarse.

Descubre otras interesantes aplicaciones de las nuevas tecnologías con nuestras próximas publicaciones.